Noticias

Residencias de Estudiantes

Las residencias de estudiantes son uno de los productos más interesantes del mercado inmobiliario y este parece ser su año. Aunque en Europa ya es un sector consolidado, en España ahora empieza a dejar atrás el obsoleto stock de colegios mayores para actualizarse y responder a la demanda actual. Es el caso de The Lofttown en Barcelona, un proyecto creado por Daniel Ferrer y Santiago de Cruilles que busca satisfacer en 360º las necesidades de los estudiantes en su etapa previa al salto laboral.

Casas saludables y ecológicas

Las casas saludables son opciones de viviendas más ecológicas y económicas que las de ladrillo y hormigón tradicional. La madera, no sólo es parte de la naturaleza, sino que su utilización es beneficiosa para el medio ambiente. Materiales naturales, no derivados del petróleo, reciclables y biodegradables, son los que conforman este tipo de viviendas, que también son consideradas ecológicas.

Efectos del coronavirus sobre el sector inmobiliario

A finales de diciembre, las autoridades chinas detectaron la existencia de un nuevo coronavirus (el llamado COVID-19) en la ciudad de Wuhan. En enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó una emergencia sanitaria global y los mercados inmobiliarios se vieron sacudidos. ¿Hasta qué punto debemos preocuparnos por el impacto del virus sobre el sector inmobiliario?

Posicionamiento de las inversiones inmobiliarias

Estos sectores se están beneficiando de factores favorables estructurales al incorporar tendencias disruptivas que implican los cambios demográficos y los avances tecnológicos.
El brote de coronavirus ha provocado que muchas empresas lleven a implementar distintos modos de planes de trabajo a distancia, lo que destaca la rentabilidad de espacios de trabajo flexibles que pueden cambiar la forma en la que las empresas conciben los requisitos físicos de las oficinas del futuro.
El incremento de las compras online y la conectividad de datos, junto con el aumento de personas que trabajan desde casa, respaldan la demanda de esta clase de infraestructuras.
En consecuencias, podemos ver como el brote de Covid-19 está provocando consecuencias indirectas sobre el mercado inmobiliario al realzar el cambio impulsado por nuevos estilo de vida y avances tecnológicos, que están cambiando el uso de los inmuebles y la demanda de estos.
Empresarios extranjeros suelen darse una idea de sus futuras viviendas con la ayuda de la oferta que se presenta en internet, sin embargo, “tiene menos incentivos para comprar bienes raíces si no está claro si visitará la propiedad y cuándo”, aseguró Danielle Hale, economista en jefe de Realtor.com, en un comunicado. “A corto plazo, el virus podría reducir aún más las ventas
Publicada 03/2020

Las crisis son oportunidades

Las crisis siempre traen oportunidades de cambios y nuevas opciones, hemos avanzado en las nuevas tecnologías, pero en otros temas estamos estancados debido a los intereses de las personas en forma individual y no de todos en general.
Con el confinamiento iniciado el 14 de marzo de este mismo 2020, ha quedado en evidencia lo mal que se construye en la mayoría de las ciudades españolas donde el Arquitecto conjuntamente con el Promotor y Constructor diseñan espacios solo pensando en la mayor rentabilidad, priorizando el negocio al bienestar de las personas.
Obviamente secundados por reglamentaciones desde el poder que permiten realizar viviendas sin la ventilación adecuada, sin sol directo, con habitaciones pequeñas con ventanas a patios de luces reducidos, pasillos angostos, sin terrazas, con baños sin ventilación, puertas de ingreso e interiores angostas, sin armarios integrados a las habitaciones. Por ejemplo en espacios de 60 m2 realizan una distribución de hasta 4 habitaciones y sin tener en cuenta las nuevas leyes de viviendas sostenibles,  
Es un hecho, si recorremos las ciudades andando y nos fijamos, descubriremos que la gran mayoría de edificios, por no decir casi ninguno, podría encasillarse como “vivienda sostenible”, y con ello tampoco saludable.
La edificación de viviendas sin espacios comunes de aire, luz y verde deben terminar, la construcción debe sufrir una crisis e ir a una total renovación. Debemos construir edificios con espacios para poder oxigenar los ambientes con ventanas con vistas interiores a centros de manzanas verdes, aireados, soleados y espaciosos.
En el presente en ciudades como Madrid o Barcelona la mayoría de los pisos de propiedad o alquiler son verdaderos apartamentos colmenas con precios de venta o alquiler por m2 fuera de la realidad de acuerdo a los ingresos del español medio, en la mayoría de los casos se necesitan dos ingresos de salario para absorber las altísimas rentas.
Esta crisis del Covid-19 debe servir para pensar en cambios muy profundos de nuestra sociedad y despertar para hacer realidad sueños de vivir una vida con bienestar. Será necesario reeducarnos y apostar por el medio ambiente, la sostenibilidad de nuestro entorno, espacios verdes, ecológicos y bioclimáticos.
Comprender la necesidad de vivir en las afueras de las grandes urbes y no en los centros urbanos de ellas, donde solo lo podemos hacer confinados pero esta vez no me refiero al Covid-19, sino que hace tiempo que vivimos encerrados de otra manera y con este estado de alarma que nos ha llevado a estarlo, debemos darnos cuenta que hay que cambiar nuestra forma de vivir.
Necesitamos reprogramarnos, reinventarnos y pensar en nuestras familias e hijos, buscar vivir a distancia de las ciudades priorizando la calidad de vida al tiempo ahorrado a nuestros puestos de trabajo.
Solo en las afueras podemos exigir que la reglamentación esté dirigida a nuevas construcciones de viviendas verdes, sostenibles, ecológicas, bioclimáticas y con energía solar, caracterizadas por una eficiencia energética superior, lo cual es muy importante, ya que de esta manera se garantiza un menor consumo de energía para calefacción y refrigeración.
Toda vivienda sostenible persigue un doble objetivo: ser más eficiente para reducir el impacto sobre el medio ambiente y con ello alcanzar el ahorro energético y económico. Ahora, damos un paso más hacia esta posibilidad de buscar nuestra futura casa o piso con espacios con verde, sol y aire, y que la edificación priorice el confort de las personas y no la alta rentabilidad del inversor. No dudamos que, en un sistema económico de libre mercado, debemos pensar que los inversores lo hacen para tener una rentabilidad, pero es necesario reglamentar esa rentabilidad con leyes que exijan viviendas sostenibles, con ahorro energético.
Con la crisis del Covid-19 debemos permitirnos pensar en nuevas oportunidades y no olvidarnos de este terrible periodo que nos ha tocado vivir y que estamos viviendo, aprovechar este momento para darnos cuenta de confeccionar nuevas estrategias de forma de vida y ser parte de grandes cambios que necesitamos realizar. 
El mensaje todavía no ha llegado con total profundidad: No nos tomamos en serio la sostenibilidad y esto debe cambiar.
Publicada 04/2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *